OLGA DE SOTO “A PROJECT MADE OF VOICES”. PRESENTACIÓN Y AUDICIÓN

by

Foto: Françoise Rognerud

Olga de Soto presenta A Project Made of Voices, un trabajo que recupera el material sonoro recopilado durante sus investigaciones en torno a la historia de la danza y que se inicia a partir de dos estancias de residencia, la primera realizada en Azala, espacio de creación (8-12 de mayo de 2017) y la segunda en Bulegoa z/b (15-23 de enero de 2018).

A Project Made of Voices surge del trabajo desarrollado durante los últimos años por Olga de Soto. Tomando como punto de partida una obra estrenada en 1932, el proyecto oscila entre el análisis de la memoria corporal, el trabajo de investigación vinculado a la historia de la danza y el estudio de la memoria perceptiva.

Partiendo de un extenso archivo de audio recopilado a lo largo de varios años, y que reúne numerosas entrevistas (en francés, inglés, castellano y alemán), el objetivo de A Project Made of Voices es explorar formas que permitan a la coreógrafa profundizar en el trabajo sobre el documento oral e indagar en temas como la huella, el eco, la resonancia y el sedimento.

En A Project Made of Voices, de Soto explora dos líneas de trabajo: la primera está centrada en la cuestión del significado y del sentido para imaginar un objeto documental; en la segunda explora la voz como materia física, con el fin de provocar una toma de distancia del sentido de los discursos y relatos para jugar con las palabras, el lenguaje, los idiomas, los acentos, los tonos, las entonaciones y las intenciones y adentrarse en la concepción de un objeto abstracto.

Olga de Soto es coreógrafa e investigadora en danza, nacida en Valencia y afincada en Bruselas. Licenciada por el Centro Nacional de Danza Contemporánea de Angers, tras haber cursado estudios de danza clásica, danza contemporánea y solfeo en Valencia y en Madrid.

Su trabajo de creación comienza en 1992 y desde comienzos de 2000 se centra en el estudio de la memoria y del impacto del arte escénico, su utilidad y su perennidad, apoyándose en dos ejes. El primero se centra en el estudio de la memoria corporal y el segundo explora la Historia de la Danza a través de la percepción y la memoria que guardan de ciertas obras tanto los espectadores que las han visto como los bailarines que las han interpretado, reuniendo y generando numerosos documentos textuales, iconográficos, orales y audiovisuales.

Su trabajo ha sido mostrado en una veintena de países y es invitada con regularidad a dar talleres y conferencias en diferentes universidades o a compartir su metodología de trabajo. En 2013 recibió el Premio de la SACD Bélgica — Sociedad de Autores y de Compositores Dramáticos belga, en la categoría de Artes Escénicas, por el conjunto de su trayectoria y en particular por su trabajo de investigación y de creación en torno a La Mesa Verde, de Kurt Jooss.

Esta actividad se realiza en colaboración con Azala, espacio de creación.