Formas de conocimiento informe

“Digo la tara, y no me entiende nadie; digo la tara y la rejama, y ya me entienden muchos; digo por fin la tara y la rejama, el tomero y el romillo y veo que me entienden todos. El injusto poder de convicción de los sistemas viene del hecho –por lo demás, epistemológicamente necesario- de que el cerebro humano sea tan inercialmente, tan formalísticamente, analógico y combinatorio.”
(Rafael Sánchez Ferlosio, Vendrán más años malos y nos harán más ciegos, 1993)

Las palabras, la materia propia del lenguaje, hacen posible articular la polémica y el debate. Las palabras son ellas mismas también materia de polémica y de debate. Nunca parece haber acuerdo en cuanto a qué se quiere decir con ellas. Por otro lado, todo el mundo cree saber bien qué quiere decir cuando habla. Polémicas, ambiguas y polisémicas, las palabras dibujan en cualquier caso un campo de batalla muy preciso.